Colonia sedimentos

Parto en esta serie del barro en estado líquido y su capacidad de envolver los  cuerpos.

Deposito con la suavidad del gesto de un pincel la sustancia viscosa que conforma las partículas de arcilla suspendidas en agua. Trabajo sobre cuerpos blandos y flexibles; los recorro una y otra vez depositando material hasta cubrirlo todo.

Observo los cambios.

El movimiento quedó suspendido en la fragilidad extrema de una leve capa de arcilla. Ahora estas formas ondulantes se agitan en mi mente. Corales, algas, tejidos vivos desarrollándose con el vaivén de mareas fantásticas. Mi mesa de trabajo se transforma entonces en el campo de una expedición… Observo los cambios.

El barro tiene memoria, es capaz de atrapar un momento vital.